martes, 12 de julio de 2016

Mi amigo Nicasio y su Terapia del Elogio, un adelantado de la Transformación Digital.



Desde el pasado miércoles tengo un nuevo amigo. 
Es virtual y se llama Nicasio.
Nicasio es creador del Like Definitivodel + Máximo en Google+del Me Gusta Absoluto en Twitter y de la Recomendación Total en LinkedIn. 
Pero como todos los adelantados a su tiempo, él no lo sabe todavía. 
Y su Storytelling vendría 
a ser el siguiente............

En la tarde de dicho día, con fuerte viento de Levante, siendo aproximadamente las 20:21:47, sonó mi móvil. El número que aparecía en pantalla me era absolutamente desconocido.

Dado lo intempestivo de la hora y considerando que estando el resto del mundo en "jornada intensiva" (he de confesar que, particularmente, a mis 57 años, 32 de continuado ejercicio profesional, aún no he conseguido pillar el concepto operativo y práctico de tal expresión), no dejaba de ser una llamada extraña; hice acopio de valor y pulsé el botón de aceptar llamada entrante de mi Nokia 3520 (velada referencia a lo mala que está la cosa para los profesionales liberales y a lo difícil que es, a veces, renovar los terminales telefónicos. "A mi es que me fascina lo vintage", se justifican algunos posthipsters.)




Y se inició una conversación que transcurrió, en una transcripción no literal pero bastante conceptual y que se acerca mucho a la realidad, en los siguientes términos:

- Buenas tardes, mi nombre es Nicasio Xxxxxxxxx y quisiera hablar con José M. Arroyo, responsable/creador/diseñador/artmanager/gromenawer de la web www.xxxxxxxxxxxx.es. (Entonación y timbre de voz de persona relajada y muy segura de sí misma. En el entorno de los 40 años, pensé en ese momento)

- Pues soy yo - dije, temiéndome que a continuación vendría alguna oferta comercial manifiestamente declinable.

- Pues le quería felicitar y dar mi enhorabuena por la web tan espléndida, magnífica e interesante que tiene. Realmente es admirable la labor que ha hecho diseñando una web como esa.


- (Yo, poniéndome en guardia mental ya...) Bueno..... la verdad es que no es para tanto...... no deja de ser una de las 26 simples "spin-off" de mis webs principales. (Es cierto. ¿Qué pasa?. Me fascinan los autolinksbuildings. Traigo locas a las arañas de Google..... Lo mismo me posicionan a tope que me penalizan, según el viento SEO que en ese momento sople).


- Me abruman sus palabras, la verdad -le dije- (En este punto aún no nos tuteábamos)....Pero si es una web muy simplita, hombre de Dios...... Una chorradilla que hice en una noche tonta......
Esta llena de links a lo que de verdad importa, pero poco más. Nada digno de reseñarse, se lo aseguro. (Humildad ante todo.)


- Pues le quería decir que tengo un blog sobre Contabilidad, Finanzas y Tributación y le he hecho una elogiosa reseña a su web y además he colocado enlaces, no sólo a la misma sino también a las webs profesionales suyas y de su compañera de Despacho..........


En este punto de la conversación comencé a desempolvar y a ajustarme el traje de ninja huidizo y refractario a irresistibles ofertas de promoción comercial profesional. Ello ante el, para mi, inminente planteamiento de que tal despliegue de críticas positivas y links apuntando a mis webs no iba a ser gratuito y habría que pagarlo. Cosa que evidentemente no pensaba hacer.

Suspiro hondamente por estar perdiendo el tiempo de forma tan clamorosa, esperando dar por zanjada la conversación cuanto antes, cuando, de pronto y de súbito supino (o prono, que a los efectos finales tanto da), oigo lo siguiente: (Misma entonación y timbre de voz)




- Es que verá usted, yo estoy jubilado, tengo 80 años y toda mi vida profesional he sido profesor y formador (pongo ambas dedicaciones en minúsculas porque así las expresó él, con su admirable humildad), mi trayectoria profesional ha transcurrido en la Cámara de Comercio de Madrid....... imagínese la cantidad de alumnos que han pasado por mis aulas...... Ahora me dedico básicamente a "rastrear" la Red y cuando encuentro algo interesante o digno de mención, me gusta hacérselo saber personalmente al autor.

- ¡¡Me quedé muerto!!, que dicen los cursis ahora.


Repito sus palabras, porque son el punto nuclear de mi post: "...cuando encuentro algo interesante o digno de mención, me gusta hacérselo saber personalmente al autor."

Y para ello Nicasio localiza el teléfono de la persona en cuestión, la llama y se lo dice. Con un par. Así de simple y directo. 
Pasando de "Like" y "Me gusta". 
La disrupción definitiva en Social Media.



Obviamente, me avergoncé de que mis pensamientos iniciales hubiesen derivado hacia la prevención sobre unos supuestos espurios intereses comerciales por parte de Nicasio, ya que, en modo alguno, se trataba de ello.

Nada más lejos de su intención original.


En ese momento a mi, que soy de natural sentimental, se me estaba haciendo ya un "nudo en la garganta".

Nicasio sabe que hay que poner a las personas en el centro de cualquier estrategia. Sea esta la que fuere.

Nicasio sabe, por su dilatada vida profesional como Profesor (con P mayúscula), Formador de Formadores (con F mayúscula) y, esencialmente, Maestro (con M muy, pero que muy mayúscula), que el esfuerzo continuado y el sacrificio académico es la única fuente de conocimiento. Al menos teórico.

Nicasio se desenvuelve en la Web 2.0 (con 80 años) como ya quisieran hacerlo miríadas de "millennials" que a lo más que llegan es a conectarse a Twitter para echar unas risas con las chorradas de turno o a Youtube para ver los vídeos de "El Rubius" o de "Auronplay", dicho sea ello con el mayor de los respetos para ambos "Youtubers". Y para los que cuelgan chorradas en Twitter. Y para los "Millennials". Y ya de paso para los recruiters y headhunters que los consideran como lo más de lo más..... 
Pues mi amigo Nicasio es más aún.

Porque mi amigo Nicasio está mucho más avanzado que la mayoría de nosotros en competencias y habilidades en Web 2.0 y Redes Sociales.


Mi amigo Nicasio, como buen adelantado de la Transformación Digital que es, pone a las personas en el centro de todo. El no tiene estrategias ni falta que le hacen.
Y pasa de dar Like, Me gusta, pinchar en el + o Recomendar una conversación. 
Esa vulgaridad queda para el resto del común de la gente. Mi amigo Nicasio controla como nadie la disrupción digital en la relación entre personas. 

Mi amigo Nicasio localiza tu móvil, te llama y te dice personalmente lo mucho que le ha gustado lo que has hecho, escrito o colgado en la Web 2.0 . 
Y además te lo argumenta. 

Lo que podríamos denominar el Like Definitivo. 

El "Me gusta" Global, aquél que integra Internet de fibra óptica simétrica, Web 2.0, Redes Sociales y Telefonía 4G.




Pero lo verdaderamente importante y transcendental fue cuando Nicasio comenzó a hablarme, con un muy profundo conocimiento del tema, sobre lo que podríamos denominar con enorme sensibilidad (así lo hace él) como 
"La Terapia del Elogio".



Es una idea relativamente simple, está explicada en una presentación de Power Point (al parecer bastante viralizada y no exenta de cierto punto de "ñoñería") que quizá conozcáis (yo ignoraba su existencia).
Trata básicamente de que las personas nos estamos volviendo cada día más intolerantes con los defectos de los demás, de que la ausencia de elogios a las personas que nos rodean (familiares, amigos y colaboradores laborales, principalmente) está convirtiéndose en algo destructivo para las relaciones humanas, que dilapidamos nuestra capacidad de alabar y valorar en unos personajes públicos de enorme futilidad e intranscendencia, en la mayoría de los casos.

Finaliza haciendo un llamamiento a que comencemos a dar el justo valor a nuestras familias, nuestros amigos, nuestros colaboradores laborales o nuestros alumnos, según sea el caso.

Invita a que elogiemos, de forma expresa, su valía y su comportamiento, sus valores, su compromiso y su ética.
 Porque los elogios son el "motor de la motivación" en la vida de cualquier persona.
Y acaba preguntándose: ¿A cuántas personas podrías hacer feliz hoy elogiándolas de alguna manera? 
De forma que Nicasio, desde que llegó hace años a sus manos esta sencilla presentación con este simple mensaje, decidió ponerlo en practica. 
Y en ello anda. Y ojalá siga así muchos años.

Haciendo felices a las personas que pululan por la Red y que, a su leal saber y entender, aportan algo positivo y digno de elogio. 
Que para eso está él, para elogiar "en tiempo real".


Luego estuvimos un buen rato hablando sobre los estragos de la cultura de la inmediatez y la magnificación de lo efímero y de la superficialidad, de lo importante de la formación permanente, de la valía del esfuerzo continuado y el sacrificio consciente en todo tipo de proyectos, del preocupante declive del modelo de meritocracia, de la impostada relevancia del "percepcionismo" (lo que se aparenta y se percibe), en demérito del perfeccionismo (la cultura del trabajo bien hecho) y de algunas (muchas) cuestiones más.

Una persona admirable y una inagotable fuente de conocimiento y experiencia mi amigo Nicasio. 


Pero lo mejor de todo aún estaba por llegar. Se trataba de su despedida. Me deseó lo mejor en mi actividad profesional porque yo ahora estaba en mi mejor momento y tenía que aprovecharlo.  

Repito, 32 años de ininterrumpido ejercicio profesional, 57 años de edad y "aprendedor" pertinaz, con una sólida vocación de Knowmad. 


Pero un "desecho de tienta" para cualquier recruiter o headhunter, escasamente dado a la disrupción, no digamos ya a la innovación, y que valore conservar su puesto de trabajo. 
Al menos hasta los 50. ;-) 

Pero mi amigo Nicasio, con la sabiduría que le otorgan sus lúcidos 80 años, lo pone todo en perspectiva y me considera casi un chaval que ahora comienza su andadura profesional.

Y Nicasio sabe de sobra que vivimos tiempos líquidos, marcados por entornos VUCA. 
Nicasio sabe todo.

Es una lástima que la estadística, la sociología, el mundo laboral y el empresarial, al segmento de población a partir de los 45-50 años, nos etiqueten, global, directamente y sin excesivos miramientos (cultura de lo inmediato y lo superficial), como recursos humanos desechables, difícilmente reciclables.

Todo ello genera decenas de miles de tragedias en lo personal y profesional y una lenta e inexorable decadencia en lo social, laboral y empresarial. 
Y hasta me atrevería a decir que en lo "civilizacional". 

A no ser que nuestra civilización se esté autodestruyendo, que también es un hecho recurrente en la historia de la Humanidad. 

Pero esto ya daría para otra entrada..........

Otro día ya tal, si eso......

Mientras tanto, os aconsejo estar en el entorno digital de mi amigo Nicasio. 
El día menos pensado recibiréis una llamada elogiando algo que habéis hecho en la Red. 
Y, os aseguro, ese momento no tendrá precio. 

Para saber más: 

Blog de Nicasio.

Perfil de Nicasio en Twitter.





Sobre mi/About me




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada